jueves, 17 de septiembre de 2009


  








CAPITULO SEIS




Noviembre 2006




La situacion era desesperante, me encontraba sin trabajo, aunque no soy del todo humano las cosas comunes me afectan como a cualquiera, debia conseguir dinero.
Dia a dia salia en busca de un  empleo, una forma de ganar dinero y poder subsistir como los demas, ya habian pasado varios meses desde que habia abandonado la universidad, no habia vuelto pero tampoco el angel que me encontro habia vuelto  a aparecer.
Aun me pregunto si fue una buena decision.
Ahora no tengo nada ni siquiera lo que me hacia parte de la humanidad, una pocision una funcion, un "futuro", ni siquiera tengo para pagar una renta.
Que hacer? siempre ha sido a pregunta y en ese momento cobraba mas vigencia que nunca.
Podria robar un banco, podria robarlos todos solo tenia que hacer que los humanso me dieran el dinero "casi" voluntariamente.
Podria pedirle ayuda a los traidores.
Podria ir con la sombra de Mariuska.
Pero nada de eso era posible, no lo queria, no estaria bien, ahora nada me ataba a esos recuerdos antes tenia partes de humano y de demonio y de angel claro, pero hace tiempo que era otra cosa aun no lo sabia pero ya no era lo de antes.
Caminar era lo unico que me calmaba.
Que hacer?
Ya estaba cayendo la noche, caminaba por el parque que quedaba cerca de mi casa, y sucedio de nuevo no habia nadie a mi alrededor, sabia que algo pasaria y asi fue...
Enfrente de mi estaba el ser que me arruino la vida... Un angel.
Saque mis armas y me dirigia hacia el. Esta vez no hubo palabras, esta vez no hubo dudas, esta vez estaba listo.
Necesitaba desahogarme, sacar la frustracion que llevaba dentro... 
Ataque.
Un hechizo de  fuerza destructora ese era mi especialidad... se cubrio.
Asi debia ser para cuando quizo retirar sus alas ya mis espadas las habian cercenado.
Ahora solo era casi un humano uno grande, fuerte y muy hermoso pero mortal.
Casi no lo podia creer lo vi en sus ojos aun intentaba mover sus alas debia matarlo.
Para los humanos decir que su fuerza viene del corazon es solo un decir en los angeles es cierto.
Su fuerza proviene de sus sentimientos y estos se alojan en su corazon. ademas es cierto que mientras alla esperanza habra futuro, y la esperanza es un sentimiento y si lo sabre yo.
Intento defenderse, intento huir pero era inutil yo no era el mismo de hace unos meses.
Atravese su corazon, era la manifestacion fisica de como se destruye un poder.
No me senti orgulloso cuando vi su cuerpo desaparecer en medio de una "ceniza iluminada", tampoco me senti aliviado, Seguia igual un simple humano sin trabajo, sin cicatrices, sin nadie a quien contarle lo que habia sucedido.
Solo.
Segui caminando, hacia rato lo habia sentido alguien me miraba y habia observado toda la pelea, guarde mis armas, era una sombra se acerco era la sombra de Arares.
-No habia visto a nadie pelear asi- dijo con la voz y el cuerpo de Arares pero era solo una proyeccion fisica de su verdadero cuerpo -Informare de esto, y ahora se que no me equivoque cuando ordene que te vigilaran-.
Se fue caminando mas rapido, doblo una esquina y supe que no seria la ultima vez que lo veria.
No habia gastado mucha magia pero ahora casi todos mis hechizos eran para el combate.
Recibi una llamada.
-Te necesito hay algo en lo que quiero que me ayudes-. Era la voz de la enfermera, ya podia reconocerla, habiamos hablado varias veces ya  habia demostrado llamar solo cuando era importante.
-No puedo-. le dije 
-Pe pero, como puede ser, es algo grave y no se que mas puedo hacer?-. dijo entre titubeos y una confusion evidente, -es una madre y su hijo, ella es muy vieja y el es una persona "especial", ella esta en cama con un coma profundo y es obvio que el ni siquiera entiende la situacion, para ti seria muy facil te he visto hacer cosas que francamente todavia no puedo creer, si tan solo...
-Que no puedo-. la interrumpi, -no tengo mas magia de sanacion ni siquiera de curacion, he estado en batallas y solo tengo hechizos de destruccion-.
Hubo silencio pero aun estaba alli al otro lado del telefono
-Pero quien se atreveria a luchar con alguien como tu?-. se noto el esfuerzo y el arrepentimiento al final de la frase.
-Un angel-. conteste.
Colgo.


Segunda Instruccion para matar un Angel.


No sentir nada, ellos son sentimientos vueltos carne y se alimentan de eso, si sientes algo al matarlos ellos persistiran en vivir.

Segunda Regla para ser yo:

No sentir nada por nada ni por nadie, no perteneces aca, a nadie le importas.




   

No hay comentarios:

Publicar un comentario